El PAF nos cuenta: el experimento de Mischel

¿Creéis que podríamos predecir cómo se comportará un niño de cuatro cuando sea adulto, solo en función de su capacidad de reprimir sus impulsos?

Esta pregunta se la hizo un Psicólogo en los años 60 y diseñó el siguiente experimento.

Encerraron a niños de cuatro y cinco años solos durante quince minutos en una habitación con un caramelo. Se les decía que si aguantaban sin comerse el caramelo, a los quince minutos se les daría otro.

Se hizo el seguimiento de estos niños durante 20 años y se comprobó que los niños que no fueron capaces de esperar, cuando llegaban a adolescentes, tenían peores notas, regulaban peor sus emociones y tenían más problemas de comportamiento.

 

El éxito y la productividad en el trabajo, están determinados, más que por el Cociente intelectual y las notas académicas, por las habilidades, presentes desde la infancia para regular las emociones, relacionarse con los demás y tolerar la frustración.

 

 

 

0

Añadir un comentario