Noticias

DUAL nos cuenta: Absentismo escolar y claves para prevenirlo

Partiendo de que el absentismo es un fenómeno complejo en el que intervienen diferentes circunstancias personales, familiares, sociales, culturales y económicas, se define como la reiterada ausencia no justificada de un niño, niña o adolescente en edad escolar obligatoria (6 – 16 años) al centro educativo.

Se puede diferenciar tres clases de absentismo:

  • Absentismo elevado (ausencia superior al 50%)
  • Absentismo medio (ausencia ente un 25% y un 50%)
  • Absentismo bajo (por debajo del 25%)

Las causas que llevan a este tipo de mal hábito pueden estar motivadas por varios factores relacionados tanto con el ámbito personal, como familiar y/o social. Cuando nos encontramos ante causas de ámbito personal, por motivos de rebeldía o desinterés, son causas posiblemente solucionables con intervención psicológica o pedagógica. Sin embargo cuando las causas se deben a factores familiares, cuyos progenitores no dan importancia a la educación, familias desestructuradas, permisivas, autoritarias, etc.; y/o sociales, como vivir en situación de pobreza, marginación, precariedad, con falta de referentes educativos, etc. como suele ser en la mayoría de los casos, la solución es más compleja  y difícil de abordar.

Por eso, hacer frente a esta problemática es determinante para evitar problemas que a corto y largo plazo pueden afectar a la calidad de vida de estos niños, niñas y adolescentes, cuya repercusión puede llevar a complicadas situaciones de inadaptación, paro, delincuencia y marginación.

Desde el Programa Dual se trabajan en coordinación diversos casos de absentismo, ante los cuales se quiere destacar algunas claves para prevenirlo:

  1. Identificar lo antes posible dificultades para el aprendizaje, trastornos del desarrollo y comportamiento para actuar en consecuencia y poner soluciones, evitando que se lleguen a agravar o cronificar.
  2. Fomentar la motivación por el aprendizaje y el estudio en todas las etapas de la vida y especialmente en las iniciales ya que si niños y niñas atrasan la adquisición de habilidades fundamentales necesarias como puede ser la lectura, no podrán avanzar hacia trabajos más complicados.
  3. Seguimiento individualizado y continuo de aquellos niños, niñas y adolescentes que presenten mayor riesgo de absentismo escolar.
  4. Implicar a padres y madres en el desarrollo educativo de los hijos e hijas, ofreciéndoles herramientas adecuadas para ello.
  5. Hacer evaluaciones periódicas encaminadas a la prevención y resolución del absentismo escolar, para detectar lo que va bien y lo que va mal, y actuar en consecuencia.
  6. Trabajo en red entre familia, colegio y servicios sociales para una intervención integral con cada alumno o alumna que presente posibles indicios de absentismo.

Comparte esta noticia:

0

Añadir un comentario


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Las cookies se encuentran bloqueadas. Si no las aceptas, no podrás ver algunos de los contenidos de esta web. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar