Administración nos cuenta: ¿Qué es el tercer sector?

 

Explicar qué es el Tercer Sector dentro del ámbito económico no es tarea fácil, ya que habitualmente utilizamos diversos términos para denominarlo: Organizaciones No Gubernamentales (ONG), Entidades No Lucrativas (ENL), Asociaciones Sociales, Fundaciones, Organizaciones de Cooperación al Desarrollo, etc., etc. 

La estructura dinámica del Sistema Social está constituida por 4 sectores:

  1. Mercado o Sector Privado, formado por las empresas cuyo objetivo es la búsqueda de beneficios.
  2. Estado o Sector Público, formado por todas las actividades reguladas por las administraciones.
  3. El Tercer Sector, formado por organizaciones no lucrativas y que no son ni del Mercado ni del Estado.
  4. El Cuarto Sector, formado por las redes informales de las personas, las familias, etc.

¿Por qué surge?

En cuanto al origen del Tercer Sector, podemos afirmar que es una realidad emergente gestada en la sociedad civil. No aparece ante el fracaso del Estado ni sirve para sustituirlo en ninguna de sus funciones, como tampoco surge ante el fracaso del Mercado ni es parte de él. No se trata de entidades privadas, ¿puede haber algo más público que la propia sociedad civil organizada?

El Tercer Sector surge para dar respuestas diversas a las necesidades sociales. Principalmente, el Tercer Sector surge para desempeñar un nuevo rol en la sociedad, un papel que ni el Mercado ni el Estado pueden desempeñar. Este nuevo rol supone la producción de un nuevo tipo de bienes y servicios: BIENES RELACIONALES. Asimismo, el Tercer Sector establece unas relaciones peculiares con los otros sectores, adoptando un papel de agente mediador con los ciudadanos.

¿Qué papel desempeña?

El papel fundamental de las organizaciones sociales es la MEDIACIÓN.

Esta mediación empieza con la propia ciudadanía: con frecuencia es necesario recordar que estas organizaciones representan a la base social, no es marginalidad, por lo que es imprescindible tener siempre presente que la relación y la comunicación con las personas son los factores que dirigen la actividad de las organizaciones sociales.

Para realizar este papel mediador con la ciudadanía es recomendable que, por un lado, las organizaciones (sus responsables) establezcan una comunicación directa dotada de sus propios espacios situándose en el mismo plano que los ciudadanos y no se conviertan en otra “administración” inaccesible y por otro lado, las organizaciones busquen la corresponsabilidad de las personas mediante la motivación y la participación, aumentando la sensación de cercanía con el “poder”. El efecto inmediato es la progresiva democratización de la sociedad.

La mediación de las organizaciones sociales con la ADMINISTRACIÓN se basa en una relación no de sumisión y subordinación. La Administración se sitúa en un plano de superioridad porque es la que “paga” y además son los representantes de los ciudadanos, por tanto son los que deciden. Esto condiciona el papel de denuncia de injusticias que también tienen las organizaciones sociales.

¿Son sus organizaciones eficientes?

Para medir la eficiencia de las organizaciones sociales no se pueden utilizar los parámetros de los otros sectores cuyo fin es el beneficio económico principalmente. Con dichos parámetros, las organizaciones sociales resultarían organizaciones ineficientes desde el punto de vista económico. Por esta razón, la eficiencia de estas organizaciones debe medirse atendiendo a parámetros de BENEFICIO SOCIAL.

Las organizaciones sociales del Tercer Sector, que no tienen ánimo de lucro, también pueden obtener beneficios económicos como las organizaciones de los otros sectores; la diferencia fundamental está en que en las organizaciones sociales no se realiza reparto de beneficios económicos sino que estos recursos se reinvierten en su totalidad en el desempeño social de la organización.

 

0

Añadir un comentario